RSS

Archivo de la categoría: Derechos de Autor

Día 21 – Final de temporada: Repaso y Preguntas

Para aprovechar el final de temporada del programa hacemos un repaso general de todo lo que hemos hablado en esta primera temporada del “Diario de una Artista Independiente”, además, contestamos a un par de preguntas que nos han ido llegando a diario@ireneb.com, pero que al no tener que ver con el tema que hablabamos semanalmente, hemos dejado para contestar un día como hoy.

Aquí tenéis las preguntas:

– ¡¡¡Hola Irene!!! ¡¡Primero darte mi enhorabuena por el programa es una gran iniciativa!!,mi pregunta es: una vez ya tienes un par de canciones ,¿cuales son los tramites para registrar el trabajo hecho en la SGAE?,¿cual es el procedimiento que se sigue? Abel Tchapda

Registrar un trabajo en SGAE es relativamente fácil, sólo tienes que estar dado de alta como socio y tener al menos una obra. Darte de alta como socio te costará 15 euros, y lo puedes hacer en cualquier sede editorial de SGAE o mandando los datos necesarios a su sede central en Madrid. Para registrar la obra necesitarás tener la partitura, aunque tengo entendido que se han modernizado y también lo puedes hacer online con un mp3 de tu tema.

IMPORTANTE: Recuerda que tener una obra registrada en SGAE NO la protege de plagio, sólo si la tienes registrada en el Registro de la Propiedad Intelectual estarás totalmente protegido en caso de plagio. SGAE sólo se dedica a gestionar los derechos de autor para sus socios, recaudando y repartiendo cualquier dinero generado de la comunicación pública, reproducción mecánica y de la remuneración por copia privada.

Puedes leer más sobre como darte de alta como socio y registrar tus obras aquí.

– He leído tus posts sobre licencias. En cierta parte, eso me ayuda. Sin embargo, yo estaba más bien interesado en las licencias desde el punto de vista del sello, es decir, qué tengo que hacer si adquiero la licencia de algún artista extranjero para editarlo en España. Supongo que la única licencia que reporta algún beneficio es la de comunicación, ¿no? He estado buscando algún curso específico de eso, pero no he encontrado nada… Sebastián Simón (Madrid)

Como ya leíste en el pasado post sobre licencias, hay diferentes licencias que una discográfica puede pedir a un artista, autor u otra discográfica. Si tu sello adquiere una licencia de algún artista extranjero en España, normalmente se negocia un precio por la licencia con el artista o discográfica original, una vez tu sello haya pagado ese precio, tu discográfica se convierte, básicamente, en la discográfica del artista en España. Esto quiere decir que, no sólo conseguirás beneficio de comunicación, sino también de ventas y otras licencias que consigas (por ejemplo, licencias de sincronización con anuncios de productos españoles) para el artista en el territorio español. También debes tener en cuenta que, como discográfica del artista en España, deberás tener también un presupuesto para promoción aquí en España.

– Muy buenas Irene, mi nombre es Valeria, me habló de ti y de tu programa Frankie. Me gustaría saber algo más sobre ello… estoy en myspace como VALERIA-RE. Canto en italiano, español y en inglés y hasta hora he hecho sólo versiones. Aunque estoy grabando unos inéditos y me gustaría saber como promocionar mi música. Gracias por tu atención. Saludos. Valeria Recchia

Valeria, encantada de conocerte. Te recomiendo que te leas todos mis posts y escuches los podcasts de los programas, eso te ayudará a hacer una idea de lo que hacemos en el segmento “Diario de una Artista Independiente”. Sobre como promocionar tu música, supongo que eres una artista sin contrato. Hay muchas formas de promocionar tu música, todo depende de tus ganas, tiempo y presupuesto. Si estás empezando, recomiendo que hagas mucha promoción vía redes sociales, que es lo más fácil y barato, date de alta en Facebook, MySpace y Reverbnation. Desde ahí será más fácil empezar a promocionarse como artista. Sobre el resto de cositas para promocionarte y saber como lidiar con la industria musica, ¡te recomiendo que sigas leyendo y escuchando nuestra sección en “Me Lo Dices o Me Lo Cantas”!

Bueno chicos, ¡os dejamos hasta la próxima temporada! Seguid visitando de vez en cuando durante el verano, ya que, si es posible, iremos publicando noticias relevantes sobre la industria musical.

¡Feliz verano!

Anuncios
 

Día 20 – Colaboraciones

Las colaboraciones entre musicos se han hecho desde siempre: Instrumentistas y cantantes, compositores y letristas, cantantes y raperos e incluso entre dos cantantes o dos instrumentistas.

Siempre es una experiencia enriquecedora colaborar con otros profesionales de la musica, ya que te permite  aprender de ellos y que ellos aprendan de ti.

Como en todos los campos se la industria, en el campo de las colaboraciones hay algunas cosas que se deben tener en cuenta, para que el resultado de la colaboracion no solo sea una bonita cancion, sino que tambien sea una experiencia agradable para todas las partes implicadas.

Hoy hablamos de los diferentes tipos y aspectos de las colaboraciones. Por ejemplo: Si tu colaboras en el disco de algun otro artista como compositor o escritor de letras, o como cantante, ¿a qué tienes derecho? ¿Deberías cobrar? ¿Y si eres tu el que pide a otro cantante o compositor que colabore contigo?

Tambien debemos tener en cuenta con quien colaboramos, si tiene sentido introducirnos en el estilo de la otra persona, si es la persona adecuada, si vale la pena invertir en la colaboracion, etc.

– Colaboraciones entre compositores/programadores/productores y cantantes: Es común, sobre todo últimamente, donde muchos compositores/programadores/productores tienen su propio estudio en casa. Así pues…

… si eres productor/programador/compositor y colaboras con un letrista: Lo mejor es que una vez hayáis hecho la canción discutáis los porcentajes de derecho de autor, según hayáis trabajado en ella. Por ejemplo, si él/ella ha hecho la letra y tú la música, lo normal es repartirlo 50%-50%, pero lo mejor es hablarlo y llegar a un acuerdo e ir a registrarlo a la sociedad general de autores o cualquier otra sociedad en la que estés dado de alta.

… si eres cantante y colaboras con un productor/programador/compositor: Si el productor o programador no ha sido compensado por su  trabajo y has grabado en su estudio, deberías saber que el productor o programador tiene el derecho a ponerle el precio que quiera a las grabaciones. Por eso es mejor que se llegue a un acuerdo antes de hacer nada y se firme un pequeño contrato que haga un resumen de lo que habéis hablado respecto al trabajo hecho.

– Colaboraciones entre cantante y rapero/cantante: Hay un area gris en la mayoría de colaboraciones entre cantantes y otros raperos/cantantes, así que vamos a hablar de ello:

…si un cantante o rapero colabora contigo en tu disco: A no ser que se llegue a un acuerdo de otro tipo de pago (por ejemplo en royalties de ventas), tú deberías ser quien paga al colaborador.

…si tú colaboras con alguien en su disco: Ellos deben ser los que te compensen a ti por tu trabajo.

Recomiendo, que para una mejor experiencia, se intente recompensar a las personas que colaboran contigo con algún tipo de pago, a poder ser por adelantado. También recomiendo que cualquier trato que se haga entre colaboradores, esté cerrado con un contrato que resuma lo acordado entre vosotros, así no hay malentendidos después del tipo “pero tú dijiste que el porcentaje era tal y ahora me estás quitando…”.

La última cosa de la que me gustaría hablar es de como elegir tus colaboradores:

– Primero, te tiene que gustar su trabajo y encajar con el tuyo: Intenta rodearte de gente que haga trabajos de calidad y que a su vez conozca tu género musical y encaje contigo. Hay veces que nos encontramos con músicos extraordinarios, pero luego no hay una buena colaboración porque en el proceso vuestros estilos no encajan, no acabáis de entenderos en el estudio, etc.

– Ten cuidado con los oportunistas: Pues eso, ten cuidado con la gente que quiere aprovecharse de tus éxitos para hacerlos suyos y por eso te piden hacer una colaboración, sírvete de tu sexto sentido (el sentido común) para darte cuenta de quien quiere colaborar contigo porque le gusta tu trabajo, o por el contrario quiere hacerlo para “subirse al carro” de tu éxito.

– A su vez, ¡no seas tú el oportunista!: Quizás tienes la oportunidad de hacer una colaboración con alguien que tiene éxito pero que no te convence como artista. En mi caso, prefiero decir que no a hacer algo que no me convenza “por la fama”. Como artista, por mi y por mis seguidores, prefiero conservar mi integridad y ceñirme a hacer colaboraciones con gente de la que me gusta su trabajo, acorde a mi estilo.

Espero que todos estos consejos te sirvan para hacer tus colaboraciones experiencias enriquecedoras para ambas partes.

La semana que viene…

  • El concepto de “gratis” en la industria.
  • Que derechos tienes si haces algo sin cobrar
  • Introducción a los sponsors en pequeña escala
 

Día 17 – Preparación para el lanzamiento de un álbum (I)

Escucha aquí a partir del minuto 32:45

Has trabajado durante mucho tiempo en encontrar el productor adecuado para tu música, componer y/o elegir los temas que más te representaban, encontrar el sonido, etc. La música está lista… ¿y ahora que? ¿Cuáles son los pasos a seguir?

Hace un par de semanas que hablamos de la impaciencia de la artista y como esto puede llevar al fracaso en la carrera musical. En este caso he querido repasar los pasos a tomar para la preparación de la salida del disco.

La entrada de la era digital en la industria musical, como ya he dicho en numerosas veces, nos da un mayor control a los artistas independientes que queremos sacar nuestro disco a la venta, peeero… también nos permite cometer los errores más comunes más fácilmente. Los músicos en general somos personas que nos guiamos por las emociones, y, una vez hemos creado la música, queremos mostrarla al mundo lo antes posible. ¡Parece que nos quema en las manos y la tenemos que soltar al mundo! ¡NO LO HAGAS! Hay mucho trabajo que hacer antes de que esa música vea la luz si quieres que todo vaya como la seda…

Repasemos pues, los pasos a tomar, a riesgo de sonar redundante en algunos casos. Algunas de ellas se pueden ir haciendo a la vez, otras tendrán que hacerse una tras otras:

– La música está grabada, mezclara y masterízala: Para poner a la venta tu música tendrá que estar entre unos estándares de mezcla y masterización. Esta tarea a veces la hace el mismo productor, otras la mezcla y masterización son hechas por otra persona/s totalmente distinta/s. Es tu decisión, pero hazlo.

– Decide el orden de las canciones y el título de tu disco: Parece una tontería, pero no lo es. Decide cual es el mejor orden de las canciones para el disco, de forma que tenga un buen ritmo, no se haga pesado, etc. Lo mismo con el título de tu disco, decide cual es el que mejor define la música y a su vez llama la atención.

– Fotos, necesitas fotos: Para la promoción de un disco, vas a necesitar fotos, no sólo para la portada del disco, sino también para revistas, publicaciones, etc. Hazte fotos profesionales, si puede ser con 2 o 3 cambios de vestuario y elige entre 12 y 15 que utilizarás a lo largo de la promoción del disco. MUY IMPORTANTE: ¡¡NO PONGAS LAS FOTOS EN NINGUN SITIO HASTA QUE EMPIECE LA PROMOCION DE TU DISCO!! ¡Necesitas ese efecto sorpresa! ¡No lo quemes! Una vez tengas las fotos ponte en contacto con un diseñador gráfico que te haga la portada y librito (en caso de que tu disco vaya a salir de forma física).

– ¿Vas a sacar tu disco de forma digital? ¿Física? ¿Los dos?: Decídelo antes de ponerte en marcha, ya que dependiendo en el formato el papeleo será más o menos.

– Papeleo: Hay una gran cantidad de papeleo que hacer antes de sacar tu disco.

  • Copyrights: Lo puedes hacer en el registro de la propiedad intelectual de tu país, pero yo suelo hacerlo a través del registro de copyrights de EUA, ya que este copyright cubre la mayoría de países del mundo. Además, a través de copyright.gov lo puedes hacer fácilmente online con el mp3 y las letras de las canciones.
  • Códigos ISRC y EAN/UPC: Ya hablé de ellos en el post de distribución digital, échale un vistazo.
  • Depósito legal: Es una obligación administrativa que se tramita a través de la Biblioteca Nacional de España.
  • Registrar los temas en SGAE/sociedades de gestión de derechos de autor: Pues eso, hazlo para proteger los derechos de los autores o tuyos, si eres uno de ellos.
  • Licencia de SGAE para la venta en Europa: Si vas a fabricar tu disco en formato físico y venderlo (o no) deberás solicitar una licencia para ello. Esto ocurre porque SGAE, a diferencia de otras sociedades de gestión, no sólo gestiona los derechos de ejecución (aquellos que se generan de actuaciones en directo, radio, etc.), sino también los derehos mecánicos, que son aquellos generados por la venta del disco.

Creo que de momento por esta semana ya hay bastante en lo que trabajar ¿no? La semana que viene nos centraremos un poco más en lo que es la promoción previa al lanzamiento de un álbum. Hasta entonces… ¡nos vemos indies! 🙂

 

Etiquetas: , , , , ,

Día 12+1 – Repaso General

En el programa del martes pasado aprovechamos para hacer un repaso general de todos los temas tratados hasta ahora. Escúchanos aquí desde el minuto 09:30.

La semana que viene…

Como presentarnos a la prensa
– Notas de prensa
– ¿Qué es un dossier de prensa electrónico (EPK)?
– ¿Qué es una hoja de pre-sentación (one sheet)?

 

Día 4 – Licencias y distribución, tipos y diferencias

Escucha aquí desde el minuto 28:40

El tema a tratar esta tarde han sido las diferentes ofertas de contratos que se me pueden presentar para sacar  a la venta un disco.

Todos sabemos ya (o deberíamos) en lo que consiste un contrato discográfico: Una compañía se interesa en tu producto, lo compra – o invierte en la grabación, cosa cada vez menos frecuente – y lo saca a la venta, encargándose de todo lo demás: fabricación, distribución, marketing, promoción, etc.

Pero, ¿con qué otras ofertas me puedo encontrar? Muchos artistas desconocen este tipo de contratos y tienden a firmarlos sin entender que conllevan. Así que vamos a dejarlo claro para que esto no ocurra:

LICENCIA MUSICAL

Se le llama licencia a cuando una discográfica u otra compañía te pide “permiso” para vender o difundir tu material, ya sea sólo en un territorio como mundialmente. En este caso tú o tu discográfica original aún mantendréis el copyright de tu trabajo, pero la discográfica interesada “comprará” sólo la licencia (permiso) para venderla y pondrá dinero en promoción, marketing, fabricación, etc.

Tipos:
– Licencia de reproducción: Es aquella licencia que permite a la compañía la fijación (grabación) de la obra en un medio (soporte) que permita su comunicación y la obtención de copias de toda o parte de ella. Es un acto de fijación, por ejemplo, duplicar un disco para su venta.

– Licencia de comunicación pública: Aquella licencia que permite a la compañía difundir por medio de radio, televisión, conciertos, etc. la obra sin ponerla a la venta.

– Licencia de sincronización: Aquella licencia que permite a la compañía difundir tu obra musical sincronizada con imágenes, ya sea en forma de anuncio, película, serie de televisión, etc.

DISTRIBUCIÓN

A pesar de que un contrato de distribución es también un tipo de licencia (licencia de distribución), en este caso lo vamos a separar de las licencias anteriores. Un contrato de distribución es aquel en el que la compañía sólo distribuye tu disco y lo pone a la venta en las diferentes tiendas. Tú o tu discográfica original seréis los responsables de todos los gastos de promoción, marketing, etc.

Tipos:
– Distribución física: La compañía distribuye tu disco en las diferentes tiendas físicas (en el caso de España: FNAC, Corte Inglés, Mediamarkt, etc) , ya sea en un solo territorio (lo más frecuente) o mundialmente. La distribuidora puede elegir comprar tu producto y distribuirlo (cada vez menos frecuente por las bajas ventas de discos físicos) o no pagar por adelantado y quedarse con un porcentaje del precio de venta al público una vez la copia se ha vendido.

– Distribución digital: Dado el bajo consumo de producto físico, hoy en día la mayoría de artistas independientes y discográficas optan por esta opción. En este caso el distribuidor/los distribuidores -llamados normalmente “agregadores musicales”- sólo distribuye tu música en tiendas online, como por ejemplo iTunes, Amazon, Spotify, etc. En este caso el distribuidor se queda con un porcentaje de la venta de cada canción/disco. El porcentaje puede variar, desde un 25% a un 50% (más o menos).

Una vez se saben estas diferencias el artista es capaz de encontrar el contrato que le conviene más a la hora de poner a la venta su disco.

La próxima semana…

  • Como poner tu música a la venta en internet
  • La evolución de la venta física y digital en los últimos 10 años
  • Pasos necesarios para poner tu música a la venta
 

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Dia 2 – Encontrar el equilibrio entre el artista y el autor

Escucha aquí desde el minuto 3:35

Hoy hablamos de la importancia de encontrar un equilibrio entre el artista y el autor. Depende del artista el talento como cantante o músico viene acompañado por un talento como compositor, ya sea de música, letras o ambas. Otros se quedan sólo en ser buenos músicos o interpretes. No hay nada malo en ello, ya que hay muchísimos artistas que no suelen escribir sus propias canciones, como por ejemplo Whitney Houston o Celine Dion, que tienen un elenco de autores y compositores que crean los temas que mejor se adaptan a su estilo.

¿Por qué es importante adentrarse en el mundo de la composición?

Bien, pongamos que un artista logra firmar con una discográfica, ya sea independiente o multinacional. El rango normal de ganancias de royalties es de entre un 10-15% de las ventas, un 20% si eres un artista reconocido. Esto quiere decir que de un disco que se vende a 10 euros, después de impuestos, costes de distribución, porcentaje de la tienda, etc. el artista tiene suerte si recibe unos céntimos por cada disco vendido.

En cambio, si el artista es el compositor o letrista de los temas del disco los ingresos se multiplican, ya que no sólo recibirá los royalties correspondientes a las ventas, sino que también recibirá los correspondientes a derechos de autor por ventas y explotación. Esto quiere decir que cada vez que su tema sea puesto en la radio, interpretado en directo, etc. el autor recibirá unos ingresos que serán gestionados por la sociedad correspondiente. Y estos ingresos, a no ser que los derechos sean transferidos a otra persona o entidad, ¡son para siempre! Incluso si la discográfica decide rescindir tu contrato como artista, si esa canción sigue siendo escuchada en radios o incluso cantada por otra persona (o tú mismo la cantas en directo) seguirás recibiendo royalties de tus derechos de autor.

Conozco autores que han dejado su carrera de artista hace años y siguen viviendo de los derechos de autor que reciben anualmente.

¿Qué entidades gestionan los derechos de autor?

Hay infinidad de entidades de gestión de derechos de autor y recolección de royalties en los diferentes países del mundo. Yo recomiendo a los nuevos autores que se den de alta en el país en el que van a tener más trabajos editados (que no siempre será el país de residencia o el país natal). Por ejemplo, en mi caso, al escribir principalmente en inglés para artistas norteamericanos, tengo más trabajos editados en los Estados Unidos, por lo cual mi entidad de gestión es BMI (entidad de gestión estadounidense). En el caso de que tus trabajos estén principalmente editados en España, es conveniente que registres tus temas en SGAE (Sociedad General de Autores y Editores). Para una lista completa de entidades gestoras de los derechos de autor visita este enlace (en inglés).

¿Qué recomiendas a los artistas que comienzan?

Les recomiendo que empiecen a involucrarse en la composición de sus canciones. Que empiecen a escribir letras o melodías, si no se sienten seguros de escribir una canción entera. Yo empecé a componer cuando tenía 12 o 13 años, y sí, claro que si escuchas esas canciones ahora pues se quedan un poco cojas, sobre todo porque intentaba escribirlas en inglés, e inglés no es mi lengua nativa. Con el tiempo las canciones empezaron a sonar mejor, y ahora tengo la suerte de escribir canciones, no sólo para mí, sino para otros artistas.

¿Y que pasa con los artistas que no quieren/pueden ser autores?

Por suerte hay muy buenos compositores que pueden escribir canciones para ellos, pero hay que tener en cuenta que, una de dos, o se les paga por hacer el tema o una vez saquemos el disco o sencillo se le pagará una parte de las ganancias, aparte de los derechos de autor que les corresponden, que serán administrados por sus entidades (ya sea SGAE, BMI o cualquier otra, según el país). Recomiendo también a los artistas o discográficas que se pongan en contacto con editoriales musicales, que tienen una gran catálogo de canciones disponibles para los artistas en busca de canciones para sus discos.

¿Y los autores que quieren que otros artistas canten sus canciones?

La mejor opción, lo mismo que con los artistas, es que se pongan en contacto con alguna editorial musical. Estas editoriales se dedican a poner a disposición de artistas, discográficas, agencias de publicidad, etc. canciones de otros autores. La editorial negociará la transferencia de parte de tus derechos de autor a cambio de colocar tus temas en discos de artistas reconocidos, anuncios y demás. Recomiendo por eso, que el autor busque la editorial más adecuada, ya que hay muchas editoriales grandes que tienen un amplio catálogo de canciones y no tratan a los autores de forma personalizada, lo que hace más difícil la colocación de temas.

Hoy hablaremos de la importancia de encontrar un balance entre el artista y el autor. Depende del artista el talento como cantante o músico viene acompañado por un talento como compositor, ya sea de música, letras o ambas. Otros se quedan solo en ser buenos músicos o cantantes. No hay nada malo en ello, hay muchísimos artistas que no suelen escribir sus propias canciones, como por ejemplo Whitney Houston o Celine Dion, que tiene un elenco de autores y compositores que crean los temas que mejor se adaptan a su estilo.

¿Por qué es importante adentrarse en el mundo de la composición?

Bien, pongamos que un artista logra firmar con una discográfica, ya sea independiente o multinacional. El rango normal de ganancias de royalties es de entre un 10-15% de las ventas, un 20% si eres un artista reconocido. Esto quiere decir que de un disco que se vende a 10 euros, después de impuestos, costes de distribución, porcentaje de la tienda, etc. el artista tiene suerte si recibe unos céntimos por cada disco vendido.

En cambio, si el artista es el compositor o letrista de los temas del disco las ganancias se multiplican, ya que no solo recibirá los royalties correspondientes a las ventas, sino que también recibirá los correspondientes derechos de autor por ventas y explotación, que quiere decir que cada vez que su tema sea puesto en la radio, interpretado en directo, etc. el autor recibirá unas ganancias que serán gestionadas por la sociedad correspondiente. Y estas ganancias, a no ser que los derechos sean transferidos a otra persona o entidad, son para siempre! Incluso si la discográfica decide rescindir tu contrato como artista, si esa canción sigue siendo escuchada en radios o incluso cantada por otra persona (o tu mismo) seguirás recibiendo dinero de tus derechos de autor.

Conozco autores que han dejado su carrera de artista hace años y siguen viviendo de los derechos de autor que reciben anualmente.

¿Qué recomiendas a los artistas que comienzan?

Les recomiendo que empiecen a involucrarse en la composición de sus canciones. Que empiecen a escribir letras o melodías, si no se sienten seguros de escribir una canción entera. Yo empecé a componer cuando tenía 12 o 13 años, y sí, claro que si escuchas esas canciones ahora pues se quedan un poco cojas, sobre todo porque intentaba escribirlas en inglés, e inglés no es mi lengua nativa. Con el tiempo las canciones empezaron a sonar mejor, y ahora tengo la suerte de escribir canciones, no sólo para mí, sino para otros artistas.

¿Y que pasa con los artistas que no quieren/pueden ser autores?

Por suerte hay muy buenos compositores que pueden escribir canciones para ellos, pero hay que tener en cuenta que, una de dos, o se les paga por hacer el tema o una vez saquemos el disco o sencillo se le pagará una parte de las ganancias, aparte de los derechos de autor que les corresponden, que serán administrados por sus entidades (ya sea SGAE, BMI o cualquier otra, según el país). Recomiendo también a los artistas o discográficas que se pongan en contacto con editoriales musicales, que tienen una gran catalogo de canciones disponibles para los artistas en busca de canciones para sus discos.

¿Y los autores que quieren que otros artistas canten sus canciones?

La mejor opción, lo mismo que con los artistas, es que se pongan en contacto con alguna editorial musical. Estas editoriales se dedican a poner a disposición de artistas, discográficas, agencias de publicidad, etc. canciones de otros autores. La editorial negociará la transferencia de parte de tus derechos de autor a cambio de colocar tus temas en discos de artistas reconocidos, anuncios y demás. Recomiendo por eso, que el autor busque la editorial mas adecuada, ya que hay muchas editoriales grandes que tienen un amplio catalogo de canciones y no tratan a los autores de forma personalizada, lo que hace más difícil que logren colocar sus temas.

Recuerda que siempre puedes plantear tus preguntas a través de nuestro email.

La próxima semana…

  • Diferencias entre productor, compositor y programador
  • La evolución del productor durante los últimos 20 años
  • ¿Por qué es importante encontrar un productor?
 
Deja un comentario

Publicado por en 07/02/2012 en Derechos de Autor