RSS

Archivos Mensuales: febrero 2012

Día 5 – Distribución Digital

Escucha aquí desde el minuto 28:00

La era digital ha abierto las puertas al artista independiente. Sin duda, desde la aparición de internet, es mucho más fácil poner nuestra música al alcance de los oyentes. Pero, ¿es posible tener ingresos haciéndolo?

Esta tarde guiamos a los oyentes que quieren sacar a la venta su música en internet. Los pasos para poner tu música a la venta en plataformas digitales como iTunes o Amazon no son tan complicados, pero muchos artistas tienen la idea de que es imposible hacerlo sin un contrato discográfico por en medio.

Así pues, para que quede claro, ese es nuestro primer punto: No se necesita un contrato discográfico para poner a la venta tu música digitalmente. Sólo necesitarás un pequeño presupuesto dedicado para este cometido. Aquí tienes los pasos a seguir:

1. Tu música debe estar adecuadamente producida, a ser posible, sin la utilización de samples.
Antes de poner a la venta tu música debes tener un producto de calidad, es el paso más importante, no por la mera distribución digital, sino para que el futuro de tu carrera se próspero. Debemos evitar, en lo posible, el uso de samples (trozos de composiciones anteriormente grabadas por otro artista/compositor), ya que si has utilizado samples en tu música y quieres sacarla a la venta necesitarás una licencia del compositor original (lee este artículo sobre licencias).

2. A su vez, tu música deberá estar mezclada y masterizada.
La mezcla y masterización de tu música es igualmente importante a la hora de ponerla a la venta, ya que necesitará adecuarse a los standards con el fin de conseguir no sólo unos ingresos, sino una promoción adecuada (piensa que si tu música no se escucha bien en la radio, por no estar mezclada y masterizada, ¡nunca lograrás que una emisora la ponga!).

3. Tanto si vas a poner a la venta un sencillo como un álbum, ¡tu producto necesita una portada!
Es de sentido común, pero muchos artistas se emocionan tanto al pensar que pueden poner su música a la venta que olvidan elementos como este. Contacta con un diseñador gráfico que te haga una portada que cause un impacto en los oyentes. Asegurate que la portada esta diseñada dentro de los parámetros que la distribuidora musical te va a pedir más tarde.

4. Asegúrate de que tu música esta correctamente registrada en el Registro de la Propiedad Intelectual (copyright)
Para vender tu música de forma digital deberás tenerla registrada y obtener tu copyright. Aunque lo puedes hacer en el Registro de la Propiedad Intelectual en España, mi recomendación es que lo hagas en la oficina de registro del copyright en Estados Unidos, ¿Por qué? Simplemente porque este registro protege en más países, mientras que el RPI en España sólo protegerá tu trabajo en España.

5. Consigue tus códigos EAN (código de barras) e ISRC
Estos 2 códigos son necesarios para poner tu música a la venta. El primero (código EAN) es un código para tu disco (o sencillo) que hace más fácil el rastreo de venta y el segundo (código ISRC) es un código que se incluye en cada canción (cada canción tiene su propio código ISRC) para facilitar el rastreo de la difusión (a través de radio o televisión, por ejemplo) de tus canciones. Este último código debe ser codificado en la canción antes de su puesta a la venta, normalmente por el masterizador.

NOTA: A pesar de que la mayoría de distribuidores digitales ofrecen códigos EAN/ISRC en su distribución recomiendo comprarlos aparte bajo vuestro propio nombre, para mayor control del rastreo. El rastreo de estos códigos es importante ya que es lo que hace que un disco llegue a estar en las listas de ventas (gracias al código EAN) y que los ingresos de derechos de autor vayan a parar a la persona adecuada (gracias al código ISRC). En el caso de España, los códigos ISRC son otorgados por AGEDI y los códigos EAN se pueden comprar en otras empresas dedicadas SOLO a la venta de códigos de barras.

6. Encuentra un distribuidor digital para tu música (tambien llamados “agregadores digitales”)
Una vez ya tienes todos estos pasos hechos, ya estas listo para poner a la venta tu musica online. Ahora sólo tienes que encontrar un distribuidor digital que se adecue a tus necesidades. Para ello debes estudiar los pros y contras de cada uno y ver cual te conviene más. Ten en cuenta precios, tipo de música, alcance, territorio, etc.

Aquí tienes una lista de distribuidores digitales (los más conocidos) que te puede ser útil:

A tener en cuenta: Lee los términos legales de los servicios que cada una ofrece, esto es importante para que no te encuentres con problemas o gastos adicionales con los que no habías contado en un principio. Asegurate que tienes todo lo que necesitas, que el agregador distribuye a todas las tiendas y territorios que deseas y que es el adecuado para tu tipo de música.

Una vez hagas todos los pasos la distribuidora normalmente tarda entre 3 y 5 semanas en sacar a la venta tu música en todas las tiendas digitales, asi que ¡tenlo en cuenta tambien en tu promocion y demás!

La próxima semana…

  • Distribución física, evolución en los últimos 10 años
  • La decaída en la fabricación de CDs y su inminente desaparición.
  • La importancia de la distribución física.
  • La dificultad en encontrar distribuidoras
 
2 comentarios

Publicado por en 28/02/2012 en Distribucion, Uncategorized

 

Día 4 – Licencias y distribución, tipos y diferencias

Escucha aquí desde el minuto 28:40

El tema a tratar esta tarde han sido las diferentes ofertas de contratos que se me pueden presentar para sacar  a la venta un disco.

Todos sabemos ya (o deberíamos) en lo que consiste un contrato discográfico: Una compañía se interesa en tu producto, lo compra – o invierte en la grabación, cosa cada vez menos frecuente – y lo saca a la venta, encargándose de todo lo demás: fabricación, distribución, marketing, promoción, etc.

Pero, ¿con qué otras ofertas me puedo encontrar? Muchos artistas desconocen este tipo de contratos y tienden a firmarlos sin entender que conllevan. Así que vamos a dejarlo claro para que esto no ocurra:

LICENCIA MUSICAL

Se le llama licencia a cuando una discográfica u otra compañía te pide “permiso” para vender o difundir tu material, ya sea sólo en un territorio como mundialmente. En este caso tú o tu discográfica original aún mantendréis el copyright de tu trabajo, pero la discográfica interesada “comprará” sólo la licencia (permiso) para venderla y pondrá dinero en promoción, marketing, fabricación, etc.

Tipos:
– Licencia de reproducción: Es aquella licencia que permite a la compañía la fijación (grabación) de la obra en un medio (soporte) que permita su comunicación y la obtención de copias de toda o parte de ella. Es un acto de fijación, por ejemplo, duplicar un disco para su venta.

– Licencia de comunicación pública: Aquella licencia que permite a la compañía difundir por medio de radio, televisión, conciertos, etc. la obra sin ponerla a la venta.

– Licencia de sincronización: Aquella licencia que permite a la compañía difundir tu obra musical sincronizada con imágenes, ya sea en forma de anuncio, película, serie de televisión, etc.

DISTRIBUCIÓN

A pesar de que un contrato de distribución es también un tipo de licencia (licencia de distribución), en este caso lo vamos a separar de las licencias anteriores. Un contrato de distribución es aquel en el que la compañía sólo distribuye tu disco y lo pone a la venta en las diferentes tiendas. Tú o tu discográfica original seréis los responsables de todos los gastos de promoción, marketing, etc.

Tipos:
– Distribución física: La compañía distribuye tu disco en las diferentes tiendas físicas (en el caso de España: FNAC, Corte Inglés, Mediamarkt, etc) , ya sea en un solo territorio (lo más frecuente) o mundialmente. La distribuidora puede elegir comprar tu producto y distribuirlo (cada vez menos frecuente por las bajas ventas de discos físicos) o no pagar por adelantado y quedarse con un porcentaje del precio de venta al público una vez la copia se ha vendido.

– Distribución digital: Dado el bajo consumo de producto físico, hoy en día la mayoría de artistas independientes y discográficas optan por esta opción. En este caso el distribuidor/los distribuidores -llamados normalmente “agregadores musicales”- sólo distribuye tu música en tiendas online, como por ejemplo iTunes, Amazon, Spotify, etc. En este caso el distribuidor se queda con un porcentaje de la venta de cada canción/disco. El porcentaje puede variar, desde un 25% a un 50% (más o menos).

Una vez se saben estas diferencias el artista es capaz de encontrar el contrato que le conviene más a la hora de poner a la venta su disco.

La próxima semana…

  • Como poner tu música a la venta en internet
  • La evolución de la venta física y digital en los últimos 10 años
  • Pasos necesarios para poner tu música a la venta
 

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Día 3 – La importancia del productor musical

Escucha aquí desde el minuto 07:20

Hoy hablamos de la importancia de encontrar un productor si quieres llevar tu música a un nivel superior. Aunque hay muchos artistas que se auto-producen, recordemos que deberíamos incluir un productor experimentado que lleve al artista o grupo más allá de sus propias visiones, que convierta su música en un material competitivo en el mercado actual.

Durante los últimos años el papel del productor se ha visto nublado principalmente por la entrada del sonido y el mercado de la música R&B y el rap, ya que, equivocadamente, se trata de productor a lo que, en términos musicales, sería un programador, aquel que “programa” la música a través de un teclado u ordenador.

La primera existencia de productores musicales se remonta a los años 50. La función de este profesional es dar forma a los  temas que la banda le presentaba y hacerlos crecer desde un boceto hasta el resultado final. Muchos productores no tienen porque ser músicos, aunque muchos lo son.

Por eso, como artista, cuando decides llevar tu música a un nivel superior (por ejemplo, grabando un disco), recomiendo buscar un productor que creas que se acerque a tus gustos y le va a poder sacar mayor partido a tu música.

 – ¿Cuál es la función principal de un productor musical?
Su principal función es llevar la música de un artista o grupo desde un boceto inicial a un producto listo para su comercialización, haciendo diversas cosas, entre ellas haciendo arreglos musicales o vocales, contratando músicos de estudio. Consiguiendo crear un material de calidad que sea competitivo con el mercado actual.

En los últimos 20 años los productores se han convertido en todo-terrenos musicales, siendo la mayoría no sólo productores, sino músicos, programadores, arreglistas instrumentales y vocales y un largo etcétera.

– ¿Qué diferencia hay entre un compositor y un productor musical?
El compositor es el que crea la música y/o letra, el productor es el que le da forma al tema/s y lo/s convierte en una canción o álbum listo para su venta. Un productor no tiene porque ser músico -aunque en muchas ocasiones lo sean-, es algo así como un coordinador de equipo, podríamos llamarlo el “entrenador” del equipo musical.

– ¿Realmente es necesario que un artista/grupo contrate a un productor?
Aunque muchos artistas se autoproducen, en mi opinión, es necesario tener tu trabajo coordinado por un productor si quieres llevarlo a un nivel profesional. Como por ejemplo, si quieres sacar tu disco a la venta. Piensa que un productor va a darle a tu trabajo una visión objetiva, un sonido que se acerque a lo que se esta vendiendo actualmente, y, en la mayoría de ocasiones, también mejorará la calidad del producto.

– ¿Cuándo es un buen momento para un artista ponerse en contacto con un productor?
Cualquier momento es bueno para ponerte en contacto con un productor que creas que se adapte a tus necesidades, pero creo que es especialmente necesario cuando te propones sacar algo a la venta, ya sea un sencillo, EP o álbum. Un productor sabrá guiarte y ayudarte en hacer un producto que esté preparado para salir a la venta, ¡no más sonido “maquetero”! ¡Lleva tu música a un nivel superior!

–    ¿Se pueden tener varios productores en un mismo disco?
Por poderse, ¡claro que se puede! Muchos artistas utilizan diferentes productores en el mismo disco, peeero… recomiendo que tengas un productor principal y luego algo así como “productores invitados”, para que el disco tenga una continuidad en el sonido.

Algunos productores conocidos:

Y en España/Latino America:

Y la semana que viene…
– Diferencias entre un contrato de licencia y uno de distribución
– Pros y contras de una licencia
– Licencias de sincronización

 
 

Dia 2 – Encontrar el equilibrio entre el artista y el autor

Escucha aquí desde el minuto 3:35

Hoy hablamos de la importancia de encontrar un equilibrio entre el artista y el autor. Depende del artista el talento como cantante o músico viene acompañado por un talento como compositor, ya sea de música, letras o ambas. Otros se quedan sólo en ser buenos músicos o interpretes. No hay nada malo en ello, ya que hay muchísimos artistas que no suelen escribir sus propias canciones, como por ejemplo Whitney Houston o Celine Dion, que tienen un elenco de autores y compositores que crean los temas que mejor se adaptan a su estilo.

¿Por qué es importante adentrarse en el mundo de la composición?

Bien, pongamos que un artista logra firmar con una discográfica, ya sea independiente o multinacional. El rango normal de ganancias de royalties es de entre un 10-15% de las ventas, un 20% si eres un artista reconocido. Esto quiere decir que de un disco que se vende a 10 euros, después de impuestos, costes de distribución, porcentaje de la tienda, etc. el artista tiene suerte si recibe unos céntimos por cada disco vendido.

En cambio, si el artista es el compositor o letrista de los temas del disco los ingresos se multiplican, ya que no sólo recibirá los royalties correspondientes a las ventas, sino que también recibirá los correspondientes a derechos de autor por ventas y explotación. Esto quiere decir que cada vez que su tema sea puesto en la radio, interpretado en directo, etc. el autor recibirá unos ingresos que serán gestionados por la sociedad correspondiente. Y estos ingresos, a no ser que los derechos sean transferidos a otra persona o entidad, ¡son para siempre! Incluso si la discográfica decide rescindir tu contrato como artista, si esa canción sigue siendo escuchada en radios o incluso cantada por otra persona (o tú mismo la cantas en directo) seguirás recibiendo royalties de tus derechos de autor.

Conozco autores que han dejado su carrera de artista hace años y siguen viviendo de los derechos de autor que reciben anualmente.

¿Qué entidades gestionan los derechos de autor?

Hay infinidad de entidades de gestión de derechos de autor y recolección de royalties en los diferentes países del mundo. Yo recomiendo a los nuevos autores que se den de alta en el país en el que van a tener más trabajos editados (que no siempre será el país de residencia o el país natal). Por ejemplo, en mi caso, al escribir principalmente en inglés para artistas norteamericanos, tengo más trabajos editados en los Estados Unidos, por lo cual mi entidad de gestión es BMI (entidad de gestión estadounidense). En el caso de que tus trabajos estén principalmente editados en España, es conveniente que registres tus temas en SGAE (Sociedad General de Autores y Editores). Para una lista completa de entidades gestoras de los derechos de autor visita este enlace (en inglés).

¿Qué recomiendas a los artistas que comienzan?

Les recomiendo que empiecen a involucrarse en la composición de sus canciones. Que empiecen a escribir letras o melodías, si no se sienten seguros de escribir una canción entera. Yo empecé a componer cuando tenía 12 o 13 años, y sí, claro que si escuchas esas canciones ahora pues se quedan un poco cojas, sobre todo porque intentaba escribirlas en inglés, e inglés no es mi lengua nativa. Con el tiempo las canciones empezaron a sonar mejor, y ahora tengo la suerte de escribir canciones, no sólo para mí, sino para otros artistas.

¿Y que pasa con los artistas que no quieren/pueden ser autores?

Por suerte hay muy buenos compositores que pueden escribir canciones para ellos, pero hay que tener en cuenta que, una de dos, o se les paga por hacer el tema o una vez saquemos el disco o sencillo se le pagará una parte de las ganancias, aparte de los derechos de autor que les corresponden, que serán administrados por sus entidades (ya sea SGAE, BMI o cualquier otra, según el país). Recomiendo también a los artistas o discográficas que se pongan en contacto con editoriales musicales, que tienen una gran catálogo de canciones disponibles para los artistas en busca de canciones para sus discos.

¿Y los autores que quieren que otros artistas canten sus canciones?

La mejor opción, lo mismo que con los artistas, es que se pongan en contacto con alguna editorial musical. Estas editoriales se dedican a poner a disposición de artistas, discográficas, agencias de publicidad, etc. canciones de otros autores. La editorial negociará la transferencia de parte de tus derechos de autor a cambio de colocar tus temas en discos de artistas reconocidos, anuncios y demás. Recomiendo por eso, que el autor busque la editorial más adecuada, ya que hay muchas editoriales grandes que tienen un amplio catálogo de canciones y no tratan a los autores de forma personalizada, lo que hace más difícil la colocación de temas.

Hoy hablaremos de la importancia de encontrar un balance entre el artista y el autor. Depende del artista el talento como cantante o músico viene acompañado por un talento como compositor, ya sea de música, letras o ambas. Otros se quedan solo en ser buenos músicos o cantantes. No hay nada malo en ello, hay muchísimos artistas que no suelen escribir sus propias canciones, como por ejemplo Whitney Houston o Celine Dion, que tiene un elenco de autores y compositores que crean los temas que mejor se adaptan a su estilo.

¿Por qué es importante adentrarse en el mundo de la composición?

Bien, pongamos que un artista logra firmar con una discográfica, ya sea independiente o multinacional. El rango normal de ganancias de royalties es de entre un 10-15% de las ventas, un 20% si eres un artista reconocido. Esto quiere decir que de un disco que se vende a 10 euros, después de impuestos, costes de distribución, porcentaje de la tienda, etc. el artista tiene suerte si recibe unos céntimos por cada disco vendido.

En cambio, si el artista es el compositor o letrista de los temas del disco las ganancias se multiplican, ya que no solo recibirá los royalties correspondientes a las ventas, sino que también recibirá los correspondientes derechos de autor por ventas y explotación, que quiere decir que cada vez que su tema sea puesto en la radio, interpretado en directo, etc. el autor recibirá unas ganancias que serán gestionadas por la sociedad correspondiente. Y estas ganancias, a no ser que los derechos sean transferidos a otra persona o entidad, son para siempre! Incluso si la discográfica decide rescindir tu contrato como artista, si esa canción sigue siendo escuchada en radios o incluso cantada por otra persona (o tu mismo) seguirás recibiendo dinero de tus derechos de autor.

Conozco autores que han dejado su carrera de artista hace años y siguen viviendo de los derechos de autor que reciben anualmente.

¿Qué recomiendas a los artistas que comienzan?

Les recomiendo que empiecen a involucrarse en la composición de sus canciones. Que empiecen a escribir letras o melodías, si no se sienten seguros de escribir una canción entera. Yo empecé a componer cuando tenía 12 o 13 años, y sí, claro que si escuchas esas canciones ahora pues se quedan un poco cojas, sobre todo porque intentaba escribirlas en inglés, e inglés no es mi lengua nativa. Con el tiempo las canciones empezaron a sonar mejor, y ahora tengo la suerte de escribir canciones, no sólo para mí, sino para otros artistas.

¿Y que pasa con los artistas que no quieren/pueden ser autores?

Por suerte hay muy buenos compositores que pueden escribir canciones para ellos, pero hay que tener en cuenta que, una de dos, o se les paga por hacer el tema o una vez saquemos el disco o sencillo se le pagará una parte de las ganancias, aparte de los derechos de autor que les corresponden, que serán administrados por sus entidades (ya sea SGAE, BMI o cualquier otra, según el país). Recomiendo también a los artistas o discográficas que se pongan en contacto con editoriales musicales, que tienen una gran catalogo de canciones disponibles para los artistas en busca de canciones para sus discos.

¿Y los autores que quieren que otros artistas canten sus canciones?

La mejor opción, lo mismo que con los artistas, es que se pongan en contacto con alguna editorial musical. Estas editoriales se dedican a poner a disposición de artistas, discográficas, agencias de publicidad, etc. canciones de otros autores. La editorial negociará la transferencia de parte de tus derechos de autor a cambio de colocar tus temas en discos de artistas reconocidos, anuncios y demás. Recomiendo por eso, que el autor busque la editorial mas adecuada, ya que hay muchas editoriales grandes que tienen un amplio catalogo de canciones y no tratan a los autores de forma personalizada, lo que hace más difícil que logren colocar sus temas.

Recuerda que siempre puedes plantear tus preguntas a través de nuestro email.

La próxima semana…

  • Diferencias entre productor, compositor y programador
  • La evolución del productor durante los últimos 20 años
  • ¿Por qué es importante encontrar un productor?
 
Deja un comentario

Publicado por en 07/02/2012 en Derechos de Autor